domingo, 5 de agosto de 2012

BATMAN: EL CABALLERO DE LA NOCHE ASCIENDE. UN TEMPLARIO DEL S. XXI


The Dark Knight Rises
Batman: el caballero de la noche asciende


  • Título: “Batman: el caballero de la noche asciende”
  • Dirección: Christopher Nolan
  • Producción: Christopher Nolan, Emma Thomas, Charles Roven
  • Guion: Jonathan Nolan y Christopher Nolan
  • Argumento: Christopher Nolan y David S. Goyer
  • Cómic: Bob Kane
  • Basada en los cómics de Batman, creados por Bob Kane y Bill Finger.
  • Música: Hans Zimmer
  • Fotografía: Wally Pfister
  • Montage: Lee Smith
  • Protagonistas: Christian Bale, Anne Hathaway, Joseph Gordon-Levitt, Tom Hardy, Michael Caine, Gary Oldman, Marion Cotillard, Morgan Freeman
  • País: Estados Unidos
  • Año: 2012
  • Duración: 165 minutos
  • Idioma: Ingles
  • Productora: Legendary Pictures, Syncopy Films, DC Comics
  • Distribución : Warner Bros. Pictures
  • Los otros films del mismo director: Batman Begins (2005) y The Dark Knight (2008)




Varios elementos conceptuales referidos a la historia del legendario Batman ha introducido Christopher Nolan en este último capítulo (Batman: el caballero de la noche asciende), por supuesto, con relación a las otras sagas sobre el hombre murciélago contadas por otros autores, guionistas y realizadores, sin meternos en el comics (creados por Bob Kane y Bill Finger).
Los recursos a los que apeló nos remiten a Borges y lo borgiano, con sus constantes y recurrentes regresos y retornos, la imagen y el ícono mítico del traje al que recurre en forma permanente no sólo como inconmensurable poder, sino como reflejo (espejo) universal de la lucha del hombre por su sentido, no olvidemos el film “Inception” (http://cinenpunta.blogspot.com.ar/2010/12/inception-el-origen-o-el-retorno-de.html ); a la angustia existencial en la que entra Bruce a causa de la tremenda duda sobre su origen y su destino, incertidumbre del hombre que lo tiene todo y puede también perderlo, ya sea por su declinación física como por su depresión cósmica, muy bien marcada y advertida por su valet (Michael Caine), ante la desazón metafísica y su temor a la muerte; y a su costado más débil en lo que atañe a su relación con los sectores más humildes de la sociedad, encarnada por Gatúbela, venida a menos, y preocupada por sacarle a los poderosos para darle a los pobres o a los que nada tienen, lo que legimitiza sus míseras –para Bruce Wayne- traiciones y robos de joyas, como extrañas relaciones con los enemigos más temibles de la civilización que encarna Batman, civilización que es la misma de Bane (llena de odio, rencor, deseo desmedido de venganza, corrupción, traición, defección, ambición sin límites, etc.).


Quizá la angustia de Nolan provenga de esa concepción distópica, que a su vez la traslada al héroe, o a su versión más humana de Bruce, inmerso en un abismo de engaños y desilusiones.
El tema es la violencia. Cómo la pintamos, quiénes la ejercen, dónde se esconde, cómo surge, qué motivaciones le abren el camino, y si el hombre es violento por naturaleza, nace violento o la va adquiriendo mientras crece y madura. El director de la saga ha optado por este camino en apariencia. Digo en apariencia por que Batman tiene que recurrir cada vez más a los efectos especiales (la súper tecnología) de sus recursos para el combate y la lucha, y declinar notoriamente en el uso de sus atuendos, que dan miedo, y apelar más a su presencia en sociedad como el misterioso y poderoso hombre de negocios y de inmensa fortuna (algo maltrecho quizás).
Estos elementos primarios (para el hombre y su esencia) a los que nos lleva Nolan, aún sin querer, le otorgan un sesgo original a la leyenda, en especial en este último capítulo de sus historias, por lo que en apariencia ya no habría más contra quien luchar en este mundo, o bien, el hombre puede esperar nuevas formas de violencia, nuevos enemigos y otras motivaciones para acrecentar la corrupción y el delito. El horizonte de la humanidad, si desaparece Ciudad Gótica (Nueva York), que bien nos describieron algunos autores de ciencia ficción, plena de advertencias pero de nuevas formas de vida, no es muy alentador, y quizá, así, lo pensó, también, el carnicero de Denver.



La gran ciudad, de los EE.UU., es el escenario, “el paisaje”, donde se desarrollan estos hechos. Lo que hace evidente los resabios que aún quedan, en esta permanente cruzada occidental contra el islam, del S-11, como mensaje y como advertencia de que todavía el peligro persiste, y va a serlo así por mucho tiempo más, seguro. El habitante común es anónimo e ignorado, sólo es una víctima a la que hay que proteger, es el americano medio el sufriente, y las autoridades deben estar atentos a salirle al cruce a tanta peligrosidad. Los aparatos de Batman, los vehículos de Bane, y las fuerzas de seguridad transitan y persiguen al enemigo, por entre edificios altos, impersonales, fríos y distantes, pero que albergan el corazón del poder máximo y absoluto, al que hay que abatir. La escenografía es estrecha y mezquina, sólo nos muestra algo de Wayne, algo del poder financiero, y algo de la tierras ignotas y lejanas de los enemigos, pero sí la vemos poderosa  e imponente desde arriba, por donde la máquina de Batman va transitando y las persecuciones se desarrollan como  en otras odiseas a las que nos tiene acostumbrados Hollywood. Quien conozca la historia del comic bien conoce la importancia de la ciudad con sus grandiosos edificios y el auto norteamericano. No existe el superhéroe sin este escenario, sin estos elementos narrativos propios de la naturaleza de los pulp fiction como género narrativo.
Los míticos personajes de “The Dark Knight Rises”, dejan de ser chatos y planos, ya no se mueven en esferas previsibles, establecidas de antemano como sucede con casi todos los superhéroes; el bien triunfa sobre el mal, y rige esta concepción maniquea todos los órdenes de sus vidas. Pero en este caso, Nolan introduce la duda, aquella que nos enfrenta con nuestro fin y sentido de nuestro paso por el mundo. Esa es la cuestión para Bruce Wayne, y Alfred, su mayordomo, la intuye y lo obliga a realizar un examen de consciencia que incluye un retorno a las tierras de su enemigo, mientras recupera sus fuerzas debilitadas.



Si esta historia, una más dentro del universo que nos presenta Hollywood todos los años colmadas de violencia y efectos especiales horrendos, para niños, adolescentes y adultos, es disparador de psicópatas y asesinos temerosos del incierto destino del país más poderoso del mundo, deberíamos replantear toda la literatura desde el tragedia griega hasta los engendros melodramáticos para niñas adolescentes que nos ha dado la cultura occidental y cristiana, y por supuesto, el cine como heredero y producto de ella. Más, los productos de la cultura de masas, llenos de horror y fanatismo, son un producto casi ineludible de las civilizaciones que alimentan y se alimentan de sus ambiciones hegemónicas y expansionistas. Exactamente todo lo contrario. Es ese círculo vicioso de terror y pánico el que hace que Bruce Wayne, atormentado y debilitado, tenga un Bane como enemigo, brutal enemigo casi inexpugnable, pero como protector y maestro de otro personaje aún más peligroso, la insospechable Talia Al Ghul (Miranda Tate), filántropa y vengativa, toda una contradicción.
Héctor Correa
Punta Alta, agosto de 2012








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada