lunes, 5 de abril de 2010

PRECIOSA. CLAIREECE PRECIOUS JONES. PRECIOUS: BASED ON THE NOVEL PUSH BY SAPPHIRE.CUANDO SER MUJER ES UNA DESGRACIA


Dirección: Lee Daniels
Producción: Lee Daniels, Oprah Winfrey (ejec.), Tom Heller (ejec.), Tyler Perry (ejec.), Lisa Cortes, Sarah Siegel-Magness, Valerie Hoffman, Asger Hussain, Gary Magness, Mark G. Magges, Berrgen Swason, Simone Sheffiel.
Guión: Geoffrey Fletcher
Música: Mario Grigorov
Fotografía: Andrew Dunn, Darren Lew
Montaje: Joe Klotz
Reparto: Gabourey Sidibe, Mo'nique, Paula Patton
Datos y cifras
País(es) : Estados Unidos
Año 2009
Duración: 110 minutos
Compañías: Distribución por Paramount Pictures



"Todo es un don del universo"
"COMO SER FELIZ, GUIA PRACTICA"
Ken Keyes Jr.



Las sociedades antropológicamente abyectas, como puede decirse de EE.UU., y con más precisión Nueva York, producen seres como Precious Jones, una mujer que vive en Harlem, un barrio habitado por latinoamericanos y negros, y donde puede ocurrir cualquier cosa. Por supuesto, en cualquier ciudad de nuestro planeta puede suceder lo que sufre, durante esta película, Precious. De eso se trata precisamente este film de Lee Louis Daniels (50 años), realizador negro -otras veces actor-, y también productor del mismo. Como director también dirigió "Shadowboxer" (2005). Daniels revivió, así, parte de su vida, como hijo, y como trabajador en una agencia de enfermeros y cuidadores de enfermos de todo tipo. Esta película, refleja, ni más ni menos, esa concepción del afroamericano que trata de reivindicar su condición de igualdad social y étnica dentro de la sociedad norteamericana, tan difícil de lograr. Bajo esta idea, obesa, analfabeta, violada y embarazada de su padre y con un hijo con síndrome de Down, maltratada por su madre, y para hacerlo más difícil todavía negra, Preciosa, se debate entre la problemática existencial de soportarlo todo, o ser feliz, por la sencilla razón de que uno en la vida debe ser feliz, sea como sea. De esto trata la frase inicial del film, extraída de un libro de "autoayuda", mientras un velo rojo cuelga de unos cables y palomas revolotean a su alrededor; luego, un hada vestida de rojo se le acerca y la toca, todo en un ensueño mágico y maravilloso. Y así transcurre la sufriente vida de esta mujer, quien cuando es maltratada, cosa que sucede a cada momento, se transporta a las ideas y pensamientos que este autor (Ken Keyes Jr.) produce para tales fines, o sea hacer desaparecer el sufrimiento mediante frases felices. Mucho público lector es seguidor de este tipo de autores y libros, y éste fue uno de los más leídos por el público norteamericano.

"Cómo hacer que tu vida funcione"
Ken Keyes Jr. y Bruce Burkan

¿Por qué no eres feliz? ¿Acaso la vida no te brinda infinitas ocasiones para ello? ¿Sabes que en ti mismo se halla la causa de tu desgracia o de tu felicidad?. Ser feliz es lo más importante en la vida y tú puedes conseguirlo. Este entretenido libro te enseñará cómo. Aprenderás a liberarte de tus angustias y tus adicciones. Descubrirás los doce caminos para vivir la vida completamente feliz y llena de amor.

(Este es solo un resumen, si puedes adquirir el libro mucho mejor)

Así reza la publicidad del libro que estos autores, -la frase inicial del film, que transcribimos arriba, es de Ken Keyes Jr.-, escribieron para un público ávido de publicaciones de autoayuda. No lo vamos a juzgar ahora, pero es interesante su prólogo:

PRÓLOGO

El método de Ken KEYES, está inspirado en la TERAPIA RACIONAL EMOTIVA (R.E.T) de Albert ELLIS. Los teóricos de esta corriente psicológica citan a EPICTETO de HIERAPOLIS, filósofo estoico que hace unos dos mil años formuló la hipótesis fundamental de la R.E.T. : «Lo que perturba la mente de un ser humano no son los acontecimientos sino su manera de interpretarlos».
Lo que Ken KEYES llama en este libro ADICCIONES, Albert ELLIS las llama «CREENCIAS IRRACIONALES». Las considera innumerables, pero todas ellas se podían reducir a tres:
1. YO DEBO, a toda costa, ser querido y apreciado por todos, actuar bien y comportarme ejemplarmente, y tener éxito en todo lo que intente; de lo contrario, la situación es terrible y yo soy un asco.
2. TU DEBES, a toda costa, comportarte amable y justamente conmigo; de lo contrario, la situación es terrible y tú eres un canalla.
3. LA VIDA DEBE facilitarme las cosas, para que pueda conseguir prácticamente todo lo que quiero sin gran esfuerzo o incomodidad; de lo contrario la vida es terrible y no merece la pena vivir.
Cada una de estas tres creencias, contiene tres aspectos:
- UNA EXIGENCIA INFLEXIBLE (hacia mi, hacia los demás, hacia la vida): Yo debo, él debe, la vida debe.
- CATASTROFISMO: si mi exigencia no ocurre será terrible.
- UNA CONDENA TOTAL: todo yo soy un asco, toda la gente son canallas, la vida entera es un asco.
Estas «creencias» nos hacen sentir y comportarnos de una forma, aunque no lo queramos y a nivel racional pensemos otra cosa.
Muchas personas después de leer este libro, lo rechazan creyendo que lo que propone para ser feliz es ir de «pasota», conformarse y no hacer nada por cambiar todo aquello que tiene de opresor y de injusto la sociedad en que vivimos. Es bueno y necesario que los humanos discurramos cómo cambiar una sociedad que oprime y destruye a sus miembros. Ken KEYES lo que quiere decirnos es que para ello, no es necesario enfadarse y pasar malos ratos. Si aprendemos a no alterarnos cada vez que topamos con una injusticia, será un sufrimiento que nos evitamos, a la vez que conservamos intacta toda nuestra inteligencia para inventar la respuesta más adecuada y eficaz.
Otro malentendido corriente es el que se refiere al «vivir el aquí y ahora». Es muy distinto, vivir por adelantado, angustiarse por el mañana (realmente nocivo e ineficaz), que hacer planes, prepararse, organizarse. Vivir el «aquí y ahora» no quiere decir que no hay que hacer planes.
Sé, por fotos donde aparece impartiendo cursos, que Ken KEYES anda en silla de ruedas. Me parece muy bonito ver a un minusválido físico enseñar cómo curarnos de nuestra minusvalidez mental.
En realidad, es verdad que ... TODOS SOMOS UNO.

Del Traductor: Eneko Landáburu



De todas maneras Push de Sapphire, va más allá. La novela, como el film, es un intento casi desesperado de describir la miseria y la desesperanza de ciertos sectores marginales de la sociedad estadounidense, y sobre todo en ciertos barrios de la gran ciudad, sumergidos en la abyección y el más profundo envilecimiento.

Pero, por sobre todo, la mujer, de cualquier etnia o procedencia. Quizá una de las películas más descarnadas y crueles del último cine norteamericano, no una obra maestra, pero sí un testimonio como ninguno acerca de la mujer envilecida, maltratada y despreciada hasta por sus más cercanos familiares. Por supuesto todo agravado por su apariencia, aspecto muy importante en la sociedad blanca, y por qué no, no blanca, pero consumista al fin a más no poder. En otras notas hemos hablado sobre esta patología social, sobre la exacerbada apología del yo, la imagen corporal y el estado de alienación que esto conlleva, especialmente donde la cultura occidental ha pisado fuerte, con toda su carga de irresponsabilidad y escasa conciencia social.

Como siempre, la literatura norteamericana ha reflejado como ninguna, en sus grandes creadores este estado del hombre medio, del estilo de vida y su concepción del destino manifiesto. "Réquiem para una mujer" de William Faulkner, un autor que hemos mencionado innumerables veces -porque es imposible dejar de considerar-, incursionó sobre esta temática y produjo una estética literaria, un estilo, un modo de escribir, que sin duda es producto de su sagaz mirada sobre la sociedad sureña y los vitales conflictos étnicos, pero sobre todo producto de una decadencia progresiva e irrefrenable. "El sonido y la furia", su obra cumbre, nos introduce a través de la mirada absurda e incoherente de Benji en los rincones más oscuros de sus personajes, como un continuo y sostenido asíndeton de una mente enferma. Como siempre, también, el cine ha seguido de alguna manera sus pasos. Ya sea recreando las grandes obras como "Madame Bovary" de Sthendal, o generando bellas y ricas producciones como "Mouchette" del gran Robert Bresson, "Letter from an Unknown Woman" (1948) de Max Ophüls, que retoma hace poco la joven Xu Jinglei, singular cineasta china, y logra la Concha de Plata a la Mejor Dirección en la 52 edición del Festival de San Sebastián, con su segundo largometraje, 'Carta de una mujer desconocida'. Otra nueva adaptación, junto con Ophüls, del famoso relato del escritor austriaco Stefan Zweig.

"La Strada" de Fellini, con todo su increíble bagaje de detalles tragicómicos y satíricos, junto con "Las noches de Cabiria", constituyen otra forma de mirar, esta vez, la sociedad europea de postguerra, sociedad regresiva y conservadora que produjo dos grandes masacres durante las guerras mundiales del s. XX. Famosas fueron y son las mujeres de Fellini, que nada tienen que envidiar a Preciosa, retrato portentoso de lo degradado y fellinesco.




La película obtuvo elogios en el Sundance Film Festival y el Festival de Cannes en 2009. Además de un Premio BAFTA, un Premio Globo de Oro, y un Premio del Sindicato de Actores, además del Oscar a la Mejor Actriz de Reparto, Mo'nique. Todo un verdadero logro.

Muchos otros importantes directores han incursionado en el tema de la mujer. Bergman con "El Silencio", "Sonata de Otoño", "Persona", etc., plantea desde las profundidades de la conciencia, o desde los existencial y místico, ya sea como víctima o como sufriente producto de una sociedad alienada y confundida, una presencia cargada de esencialidad y peso vital, que muchas veces la civilización ha despreciado y maltratado como a Clareece Precious Jones, afroamericana, en una sociedad producto del esclavismo, y con "sobrepeso", en medio de la poderosa cultura de los medios.

El mérito de este film no es haber puesto sobre el tapete el maltrato del negro, sino haber señalado en la mujer, un "antihéroe" destinado a mostrar lo que puede hacer o lo que puede lograr el occidentalismo exacerbado y chauvinista de la cultura norteamericana.

Lo mágico y maravilloso, recurso narrativo, es utilizado aquí, a través del típico libro de autoayuda y la evasión hacia otra realidad, que, por otra parte, es el único mecanismo de defensa ante el sufrimiento de los sectores más castigados y marginales de nuestra sociedad. Una sutil forma de decir, de describir y de narrar la vil historia de Precious.

Héctor Correa
Punta Alta, abril de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada